ARTICULO CENTRAL – SISTEMAS DE PROTECCIÓN EN INSTALACIONES ELÉCTRICAS

articulo c junio

La seguridad en las instalaciones eléctricas es de suma importancia, ya que, de haber una falla, la  instalación misma, la integridad física de las personas y de los edificios y sus instalaciones corren peligro.

Así, el especialista debe tener conocimiento de los sistemas y equipos que se utilizan para roteger toda instalación eléctrica, y de esta manera garantizar la integridad del usuario cuando se emplean en un espacio arquitectónico.

En México, una de las causas más comunes de incendio en inmuebles es el hecho de que no se escoge adecuadamente el tipo de protección en una instalación eléctrica. Por ello es fundamental que el especialista conozca qué es una protección eléctrica, los tipos que existen y las características que deben ser consideradas al momento de diseñar una instalación.

Pero, ¿qué es una protección eléctrica?: es un dispositivo que se utiliza para evitar Fallas y la destrucción de la instalación eléctrica, a fin de garantizar la integridad de los usuarios.

Existen tres tipos de protección de las instalaciones eléctricas: protección contra cortocircuitos, contra sobrecargas y contra electrocución.

Cortocircuito

Cortocircuito es el aumento brusco de intensidad en la corriente eléctrica, provocado por la unión directa de dos cables de distinta fase eléctrica. Dos de los dispositivos más empleados para la protección contra cortocircuitos son los Fusibles Calibrados y los Interruptores Termomagnéticos.

Los Fusibles Calibrados consisten en una sección de metal laminado, colocado en la entrada del circuito a proteger, para que al aumentar la corriente eléctrica, debido a un cortocircuito, sea la sección de metal laminado la que se caliente más y, por ende, la primera en fundirse; de esta manera, se interrumpe la corriente por el circuito para evitar daños.

Actualmente, la sección de metal laminado se coloca dentro de una caja metálica, llamada switch, que contiene cartuchos metálicos: debe colocarse un cartucho por fase para evitar la dispersión del material fundido; por tal motivo,

también se denominan cartuchos fusible o casquillos. Los cartuchos fusibles son protecciones desechables: cuando alguno se funde se sustituye por otro en buen estado.

Por otra parte, los Interruptores Termo magnéticos se emplean en sustitución de los fusibles, pues no hay que reponerlos cuando se sobre calientan debido a un cortocircuito. Constan de interruptores (una pastilla termo magnética para cada circuito, la cual se dobla al ser calentada por un cortocircuito y desconecta el paso de energía eléctrica), panel principal de acometida y zapatas de alimentación a la red eléctrica del edificio.

Además, es importante incluir el switch como parte de todo proyecto eléctrico, pues es el equipo más económico, sencillo y fácil de utilizar para el usuario, y tiene la finalidad de proteger el inmueble de falla contra cortocircuito.

Sobrecarga

Sobrecarga es el exceso de intensidad en los cables eléctricos de un circuito, debido a algún defecto del aislamiento que protege a los cables conductores de electricidad.

Por ejemplo, al jalar un cable dentro de tuberías, se puede rasgar el aislamiento, quedando expuestos los alambres del cable conductor, o cuando se usa un horno de microondas y éste jala mucha energía eléctrica para empezar a trabajar, y se da una demanda excesiva de carga eléctrica en el circuito.

Las sobrecargas deben protegerse, ya que pueden ocasionar la destrucción total del aislamiento de los cables eléctricos, de un circuito o de un motor. Una sobrecarga no protegida puede generar un cortocircuito.

Los dispositivos más empleados para la protección contra cortocircuitos son los fusibles calibrados y los interruptores termo magnéticos.

Electocución

Electrocución es el conjunto de efectos provocados por la corriente eléctrica de alta tensión en una instalación eléctrica y otros efectos eléctricos en las personas; por ejemplo, paro cardíaco, atrofia de los músculos del tórax (asfixia), carbonización o quemaduras de los tejidos, entre otros, que pueden incluso provocar la muerte de una persona.

La Norma Oficial Mexicana para Instalaciones Eléctricas NOM-001-SEDE-2012 clasifica en dos clases las protecciones contra contactos indirectos del ser humano a corrientes eléctricas de alta tensión, que pueden dar lugar a electrocución:

Clase A. Consiste en tomar medidas que eviten el riesgo de tocar partes en tensión, o susceptibles de estarlo, en todo momento.

Clase B. Dispone la puesta a tierra de las masas metálicas, asociada a un dispositivo de corte automático (controlador de aislamiento) que desconecte la instalación eléctrica conductora de alta tensión eléctrica.

Puesta a tierra

La puesta a tierra consiste en la unión eléctrica entre todas las masas metálicas de una instalación eléctrica y un electrodo, conocido como tierra física: es una varilla de cobre enterrada en el subsuelo para dispersar cargas eléctricas accidentales.

Para hacer la puesta a tierra, se conectan a la varilla de cobre cables desnudos tipo AWG (no tienen recubrimiento), para conducir las corrientes eléctricas de alta tensión, con el fin de que tengan un camino más ‘Fácil para su disipación, lejos del cuerpo de una persona (que es un conductor de electricidad). En las instalaciones eléctricas se conectarán a la tierra física:

 Los contactos eléctricos y las masas metálicas de áreas de lavado, baños y cocinas.

– Las instalaciones ejecutadas con tubos metálicos de fontanería, calefacción y gas, como calderas, depósitos, instalaciones de ascensores y montacargas; en general, todo elemento metálico que pueda entrar en contacto con un cable bajo tensión.

-Las instalaciones de pararrayos.

-Las instalaciones de antenas, tanto de TV como de radio. H