ARTICULO CENTRAL – TORNILLOS PARA MADERA

art-central mayo

TORNILLOS PARA MADERA

Los tornillos son elementos que no deben faltar en la caja de herramientas de todo carpintero. Su diseño se define por una serie de características físicas que guardan relación con el diámetro exterior de la caña, tipo, resistencia mecánica y cabeza.

A la hora de elegir el mejor tornillo, se ha de tener presente el tipo de trabajo que se realizará. Por ejemplo, si se pretende fijar una chapa metálica o superficie de madera resistente, lo mejor será optar por un tornillo autorroscante, el cual se caracteriza por disponer de una rosca terminada en punta y especialmente cortante. Para esta tarea también pueden ser ‘de utilidad los tornillos autoperforantes, caracterizados por tener punta roca que evita hacer agujeros previos.

Los tornillos, son pequeñas piezas metálicas con forma de espiral que se usan para hacer uniones entre dos o más piezas de madera en los proyectos de carpintería.

Los tornillos usados en carpintería también son llamados tirafondos pero, antes, ¿qué significa tornillo?

Tornillo deriva de la palabra torno y el sufijo -illo. A su vez, la palabra torno procede del latin tomare, que significa girar, dar vueltas o enrollar. Por tanto, el tornillo, la tornillería, son elementos que se fabrican en un torno, pero su nombre también recuerda que se aplican en la madera, girandolos con la aguda del destornillador.

La mayoría de los tornillos para madera están fabricados con hierro. Se puede reducir el porcentaje de hierro y añadir algunos otros elementos en la aleación (como boro, cromo o níquel) para mejorar su resistencia y su vida útil, y los tornillos de acero ordinario suelen recubrirse con algún tipo de protección contra la corrosión (zincado, cromado, fosfatado, niquelado).

Por otra parte, los tornillos de acero inoxidable son más caros, pero también de mayor calidad. Presentan mayor resistencia mecánica y soportan mejor la oxidación, pero suponen también mayor inversión. En otro tiempo sólo se usaron tornillos de latón, los cuales eran susceptibles a la corrosión, lo cual, sumado a que las cabezas de manera general eran planas, hacían difícil su extracción.

Hoy, los tornillos para madera soportan bien la oxidación y se extraen con facilidad, gracias al uso de cabezas de estrella (Philips o Pozídriv) o hexagonales (Allen y Torx), y las cabezas con ranuras cruzadas (punta en estrella) se diseñaron para facilitar las tareas de atornillado y desatornillado con los taladros atornilladores eléctricos a batería.

Los tornillos para madera están compuestos con un vástago o varilla metálica roscada, en cuyo extremo se talla o mecaniza una parte fundamental: la cabeza del tornillo. El propósito de la cabeza no es otro que permitir el atornillado o desatornillado del mismo, y para ello la cabeza puede disponer de una ranura 0 bien tener forma geométrica (hexagonal o cuadrada) que permita su torsión mediante el uso de una llave fija.

La cabeza de los tornillos para madera puede adoptar diferentes formas:

 -Cabeza avellaneda: es la más común en carpintería y ebanistería. Es plana en la superficie y cónica en su unión con la zona roscada. Se recurre a los tornillos con cabeza avellanada cuando no es deseable que el tornillo sobresalga de la superficie de la madera y así se disponer, se puede ocultar con la aplicación de una masilla especial.

-Gota de sebo son tornillos decorativos con forma de gota de cera o lentejuela. Sobresalen ligeramente y siempre se dejan visibles.

– Cabeza cuadrada: similar a los anteriores, se pueden apretar con llave inglesa o hexagonal.

– Cabeza hexagonal: habitual en los tornillos barraqueros, son tornillos de gran sección que se utilizan para unir vigas de madera o tablas de gran tamaño o grosor. Se aprietan con la ayuda de llaves de vaso, fijas o inglesas. Por otro lado, cuando la cabeza del tornillo no permite su torsión mediante llaves, se talla en la misma una ranura para facilitar su inserción. Esta ranura puede ser plana, geométrica (cuadrada, hexagonal) o con forma de cruz (estrella).

Las ranuras de cruz (Pozidriv y Philips] se inventaron como sustitución de la plana, ya que éstas mejoraban de manera notable la superficie de contacto entre la cabeza del tornillo y la punta del destornillador, lo cual hacia más sencillo el atornillado y desatornillado, de forma manual o con herramientas eléctricas.

En el mercado podemos encontrar todo tipo de tornillería, y casi siempre existe un tipo de tornillo que resulta idóneo para cada aplicación. Los siguientes son algunos de los modelos más utilizados:

-Tornillos estándar para madera. El tornillo estándar es el más tradicional, el de toda la vida. Es un tornillo cónico con cabeza ranurada, el cual rara vez va roscado en su totalidad. Para montarlo es necesario taladrar un agujero previo, pues de lo contrario raja la madera. Su cabeza es avellanada, son los más baratos y están fabricados con acero al carbono. Se oxidan fácilmente si se exponen a la intemperie.

– Tornillo de latón. El tornillo de latón macizo para madera tiene dos ventajas: es más decorativo y no se oxida, pero también tiene un inconveniente: es menos resistente que los de acero. Para facilitar el atornillado y evitar la rotura del tornillo, primero se introduce un tornillo de acero de idéntica longitud y calibre, y después se sustituye por el de latón.

– Tornillo mixto avellanado con cabeza en gota de sebo. Estos tornillos disponen de cabeza avellanada por el inferior y abovedada por el lado opuesto. Sobresalen ligeramente de la madera y se utilizan por su efecto decorativo.

– Tírafondos recto. La diferencia del tornillo tirafondos recto respecto a los tornillos anteriores es que su vástago no es de sección cónica, sino cilíndrica. El tornillo puede ir roscado en su totalidad o bien tener una parte del vástago sin roscar, lo cual evita que dos tableros queden separados cuando se unen entre sí. En este la parte no roscada debe ser igual que la superior, es decir, la pieza en la que se cabeza del tornillo. El tornillo recto es uno de tornillos para madera más usados en los de carpintería.

– Tornillo superficial con tapa. Se oculta mediante un sistema compuesto por arandela y tapa. La arandela deja un reborde en la superficie de la madera que sirve para fijar la tapa. Los hay de diferentes colores para disimular su acabado, y hay una variante que no utiliza arandela, sino una tapa a rosca.

– Tornillo de seguridad. Se trata de un tipo que sólo se puede atornillar y es imposible desatornillarlo. Existen de varios tipos: algunos cuentan con una ranura plana asimétrica que permite su torsión sólo en un sentido, y otros cuentan con una pieza de plomo que se embute y deforma en la ranura de la cabeza, para impedir la pieza de tornillería sea retirada.

– Tornillo con arandela en copa. Este tipo de tornillo se usa con fines decorativos. Es una variedad con tapa que distribuye mejor la presión sobre la madera, gracias a que cuenta con una arandela con forma de copa. La copa puede ser superficial o ir embutida en la madera, y su acabado suele ser de latón.

-Tornillo barraquero. Son piezas estructurales de gran calibre y resistencia. Su cabeza es hexagonal y siempre queda a la vista. Se utilizan en estructuras para unir dos montantes de madera entre sí o para el atornillado de vigas o columnas en paredes.

El uso correcto de estos tornillos consiste en hacer un agujero-guía para que la madera no se abra, y en la pared se instalan con un taquete de expansión de nylon que aumenta la fricción en el agujero y evita que se salgan.