Tecate, maravilla en la frontera norte

Tecate, maravilla en la frontera norte

Texto: Claudia Arvide Méndez

Se desconoce el significado del término Tecate, aunque fue el nombre original de este lugar del estado de Baja California, y algunos historiadores consideran que los kumiai, el principal grupo étnico del lugar, lo entienden como “piedra cortada” o “árbol cortado”.

Los orígenes del Tecate moderno se remontan al tiempo de las misiones, cuando el sitio fue registrado como parte de la Misión de San Diego, en el siglo XVIII. En 1833 las autoridades le otorgaron a Juan Bandini la concesión de esta propiedad y el Presidente Benito Juárez impulsó la fundación de la Colonia Agrícola de Tecate en 1861, la cual incluía sólo algunos ranchos y haciendas, hasta la fundación de la localidad, celebrada el 2 de abril de 1888.

Tecate Mágico
Tecate es un Pueblo Mágico con sabor pintoresco y ambiente colonial, cuyos días giran en torno al monte sagrado Cuchumá, adorado por los kumiai. Su paisaje se define con vastos campos para la ganadería, montañas, colosales estructuras rocosas y bosques de pino y encino.

Entre sus aspectos más representativos se encuentran ser la sede de una famosa cervecería, que se puede visitar en tours oficiales; numerosas panaderías de primer nivel; hermosos viñedos y campos de olivos, así como spas con tratamientos corporales que hacen sobresalir a Tecate como un destino turístico orientado a la salud.

Su localización cercana a la frontera con Estados Unidos brinda un entorno apacible y un clima mediterráneo fresco, recomendable para el descanso y la diversión, con temperaturas que oscilan entre 12 y 22 grados centígrados, con lluvias escasas durante el verano, e inviernos con nevadas ligeras.

En Tecate es posible acceder a muchos parques recreativos estilo ranchería, como el histórico Rancho Tecate, que brinda la posibilidad de disfrutar del campo, así de sus servicios de alojamiento, alimentación y paseos turísticos. Además, abundan los espacios para acampar y los paraderos para remolques.

Fiesta en el pueblo
La comunidad bajacaliforniana organiza diversos eventos anuales, entre los que destaca la feria Tecate en Marcha, donde los asistentes disfrutan cada agosto conciertos al aire libre, eventos deportivos y culturales, juegos mecánicos, exposición y venta de productos locales, muestra gastronómica, show de globos aerostáticos y el reconocido certamen de belleza.

El aniversario de la ciudad tiene lugar los 12 de octubre, y se celebra con una gran fiesta popular en el parque “Benito Juárez”, ubicado en el centro de la ciudad, y en el cual sobresalen exposiciones de artesanías, antojitos mexicanos, grupos musicales, artistas de la localidad y eventos deportivos en los que participa la comunidad tecatense.

El Pueblo Mágico también es sede de diversas competencias de ciclismo de montaña y motociclismo a campo traviesa que se celebran en medio de cumbres sagradas, donde se respira aire puro y brotan caudalosos manantiales, como en Geo Parque Casa de Piedra, ideal para practicar deportes extremos en medio del paraje La Rumorosa.

Actividades ineludibles
Tecate ocupa un sitio privilegiado en el territorio de Baja California. Se levanta entre el vasto mar y el desierto, entre árboles, ríos y montañas. Las formas recomendables de disfrutarlo son el ecoturismo, en contacto con la naturaleza, o la relajación profunda en alguno de sus célebres ranchos-spa.

Es un municipio donde se pueden hacer largas caminatas en medio de ambientes tranquilos y seguros, en especial gracias al trato amable de los lugareños.

En ese sentido sobresale la Ruta del Vino, ofrecida por varios operadores turísticos que llevan a los visitantes a pasear por las vinícolas del Valle Tanamá, el Valle de Guadalupe y el Valle de las Palmas, además de otros más lejanos, como el Valle Rosa de Castilla, San Valentín y el Rancho Ciénega Redonda.

Recorrer los senderos del Parque Miguel Hidalgo o sentarse en sus bancas y áreas verdes a observar el paisaje de la ciudad en una agradable tarde, tomar café en Casa París o subir al tren turístico Tijuana-Tecate son algunas de las actividades ineludibles en este lugar de arquitectura colonial.

Ranchos spa
Si el objetivo es relajarse y contemplar espectaculares paisajes, en los numerosos ranchos de Tecate se puede pasear a caballo, recorrer olivares y viñedos, nadar, practicar yoga, purificarse en un temazcal, recibir tratamientos alternativos, como aromaterapia o barroterapia, y disfrutar hermosas mañanas desde cabañas cubiertas por el rocío o la nieve.

Para conocer más acerca de la historia de este Pueblo Mágico, son invaluables las colecciones del Museo Comunitario Kumiai, que además de rendir homenaje a los nativos de la zona, cuenta con espacios dedicados a la época de las rancherías, donde se aprecian fotos del Tecate antiguo.

Otro sitio interesante es el Museo de Vallecitos que muestra petroglifos y pinturas rupestres con figuras geométricas, zoomorfas y antropomorfas, entre los que destaca la figura de “El Diablito”, un hombre con una especie de tocado o sombrero que semeja cuernos y señala cada 21 de diciembre el solsticio de invierno.

Se puede experimentar al máximo la cultura tecatense si se presencia, en tiempos de festividades tradicionales, la Danza de la Primavera que los kumiai, la cual celebran en marzo; la Romería de Verano que tiene lugar en julio en los patios de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, el Desfile de Luces Navideñas con carros alegóricos decorados por empresas, gobierno y estudiantes de la localidad, y la espectacular Fiesta de la Virgen de Guadalupe cada 12 de diciembre.

¿De compras?
Buscar y adquirir artesanía es una de las actividades más agradables en Tecate, ya que la producción artesanal tiene gran relevancia, en especial la que se refiere al trabajo del barro y las diferentes variedades de vidrio.

Uno de los mejores lugares para comprar estas valiosas piezas es el Centro de Artesanías de Tecate que, desde 1970, se encarga de desarrollar el trabajo del vidrio soplado en la región, además de la cerámica y el mimbre.

Aparte de pan de dulce y vino, en Tecate se pueden comprar otros deliciosos alimentos. Ya sea en los puestos del Parque “Miguel Hidalgo” o en las cavas y bodegas de los alrededores, donde encontrarás diversas variedades de queso, miel de rancho y la insuperable cerveza artesanal.

Postres con chile y tequila
Gracias a su clima y ubicación, Tecate cuenta con una gastronomía resultado de la mezcla de la cocina mediterránea con la tradicional mexicana. Por ello los platos que se disfrutan en los restaurantes tecatenses incluyen tanto pescados y mariscos como suculentos cortes de carne, gracias a la extensa producción ganadera del territorio.

Los vinos producidos en sus viñedos tienen calidad internacional dentro de las variedades Cabernet, Sauvignon, Merlot y Nebbiolo, ideales para acompañar sus deliciosos platillos.

En los restaurantes de mayor tradición, los comensales encuentran la oferta gastronómica más original de Tecate, con platillos como pato en miel de mezcal, almejas al curry, chuletones en salsa de cerveza oscura, endiablados, pez espada a las brasas… y postres con chile y tequila.

Sin embargo, el alimento más destacado de este Pueblo Mágico es el pan de dulce. Sus panaderías son célebres por sus delicias reposteras, que deben su peculiar sabor a que son elaboradas de forma artesanal y cocinadas en horno de piedra.

El Buen Pan de Tecate, inaugurado en 1969, es uno de los negocios más concurridos; entre su oferta se encuentran muffins de elote, empanadas de calabaza, cuernitos y trenzas de sal, conchas cubiertas de azúcar y galletas de cacahuate.