Comala Pueblo Mágico de la novela Pedro Páramo

Comala
Pueblo Mágico de la novela Pedro Páramo

También conocido como el “Pueblo Blanco de América”, Comala es un mágico destino ubicado en el estado de Colima. Parte de su encanto radica en el equilibrio que genera el color tierra de sus tejados, el trazo sencillo de sus fachadas y la exuberante vegetación que lo rodea.

El Centro Histórico de Comala, declarado Zona de Monumentos Históricos en 1988, incluye algunos edificios dignos de estudio, como la Parroquia de San Miguel, Los Portales, la Presidencia Municipal y en un lugar privilegiado del Jardín Principal, la escultura dedicada a Juan Rulfo (1917-1986), quien desarrolla su novela Pedro Páramo en este lugar, hecho que le dio proyección internacional a este sitio declarado Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo de México.

La término Comala proviene del náhuatl comalli, que se traduce como “lugar de comales” o “lugar donde se hacen comales”, pero Comala no es sólo eso, es también cultura, tradición, naturaleza, arquitectura, artesanía y mucho más.

San Miguel Arcángel
Ubicada a un costado de la Plaza Principal, la Parroquia de San Miguel Arcángel cuenta en su interior y exterior con estructuras de estilo neoclásico del siglo XIX. Fue construida en 1884 y es considerada el único monumento histórico de la entidad. Fue realizada con estilo neoclásico debido a las constantes modificaciones. La iglesia es sencilla pero atractiva: entre los elementos más destacados con los que cuenta el edificio figura una ventana coral que incluye un elaborado arco en cantera.

Esta ventana del segundo piso cuenta con un friso decorado con motivos fitomorfos, y sobre éste un remate curvo con la escultura de San Miguel Arcángel.

Ex Hacienda de Nogueras
Recibe tal nombre en alusión a su primer propietario, Juan de Noguera, durante el siglo XVII; con el paso del tiempo, la estructura se deterioró; sin embargo, aún es posible observar su chimenea y la capilla.

Comala festiva
La fiesta principal de Comala es el 12 de diciembre de cada año, día de la Virgen de Guadalupe, cuando abundan las procesiones, corridas de toros, jaripeos y peleas de gallos.

También se presentan bailables típicos, el desfile de carros alegóricos y juegos pirotécnicos.

En las fiestas de Comala es costumbre que las mujeres usen indumentaria a la usanza tradicional de las indígenas de Colima. También lo son la organización de jaripeos y otros eventos en los que se lucen los caballos más bellos de la región, como en las fiestas del 15 de mayo en La Caja o las carreras de caballos “en pelo” durante las fiestas patrias.

Otras festividades importantes son La Candelaria, el 2 de febrero, en Suchitlán, y la fiesta de Santo Santiago, el 25 de enero, en Zacualpan.

Tamarindo, coco, café, granada…
De Comala son famosas sus botanas, los típicos tatemados: piezas de carne aderezadas con salsa hecha con tomate, especias y tres tipos diferentes de chile, y el pan dulce.

En cuanto se refiere a las bebidas, sobresalen el ponche preparado con base en mezcal de maguey, tuxca y frutas de la región, como zarzamora, guayabilla, ciruela pasa, tamarindo, coco, café, granada y cacahuate, entre otras, o el bate, especie de atole de semillas de chan que se sirve fresco, con miel de piloncillo.

Caoba y parota
Los trabajos artesanales más conocidos de los artistas de Comala son las tallas en maderas finas, principalmente caoba y parota, con las que confeccionan todo tipo de muebles y objetos ornamentales.

Otro trabajo artesanal característico es la confección de las máscaras de madera que se utilizan para recrear a los personajes que viven en la danza tradicional, pero también son ampliamente aceptados por su diseño y calidad los sombreros de palma tipo Colima, así como los chiquihuites y, por supuesto, los comales.

Algunas de las artesanías más interesantes de la región se producen en Suchitlán, a 10 minutos de Comala, las cuales consisten en tejidos de otate y carrizo, canastas, cestos, equipales y las famosas máscaras de madera que gozan de reconocimiento internacional.

Conoce la “Naturaleza”
Por otra parte, si eres amante del ecoturismo y los paseos en lancha, visita la Laguna de Carrizalillo, la Laguna María y El Remate; alrededor de los dos primeros hay palapas para descansar y tomar un bocadillo; en Carrizalillo es posible incluso rentar un caballo para dar un paseo por los alrededores o practicar la pesca deportiva, mientras que en María hallarás el sitio ideal para la relajación.

El Remate se caracteriza por la gran obra de la naturaleza en las montañas que lo rodean: es el lugar ideal para acampar, pero también hay un restaurante y un museo tecnológico que da muestra de los elementos que integraron la antigua planta hidroeléctrica que se encontraba en este espacio.