ARTÍCULO CENTRAL – TALADRO

Taladro:
el poder de la rotación

El taladro es una de las herramientas más utilizadas por la humanidad. De acuerdo con la evidencia, hace más de 70,000 años, en el periodo denominado Paleolítico Superior, el Homo sapiens sapiens ya perforaba conchas de moluscos en África y Oriente, y en Europa restos similares, con 50,000 años de antigüedad, muestran que también Homo sapiens neanderthalensis conocía la técnica del taladrado.
Taladrar requiere imprimir rotación a la herramienta. Para ello, el procedimiento más antiguo que se conoce es el denominado “arco de violín”, que brinda una rotación en ambos sentidos, y del que un bajorrelieve egipcio del año 2700 a.C. muestra como herramienta para taladrar piedra accionada mediante un mango.
A partir de la Edad Media, cuando predominó el uso de taladradoras manuales llamadas berbiquís, la evolución del taladro fue muy rápida, de modo que el primer taladro de sobremesa enteramente de metal lo debemos a James Nasmyth (1838), y el taladro de columna con transmisión a correa y engranajes cónicos surgió en 1850, gracias al ingenio de Joseph Whitworth.
Poco tiempo después, en 1851, la firma Sharp, Roberts & Co. diseña y produce el primer taladro radial, ampliamente usado hasta 1860, cuando Martignon inventa la broca helicoidal que reemplaza a las de “punta de lanza” utilizadas hasta entonces.
Fue hasta 1898, con el descubrimiento del acero, cuando es posible aumentar la velocidad de taladrado, hasta principios del siglo XX, cuando la tecnología desarrollada durante la Revolución Industrial se aplica a las herramientas taladradoras, que además pasaron a ser accionadas con electricidad y cada vez más precisas y productivas, gracias al uso de nuevos materiales, como el carburo de silicio y el carburo de tungsteno.
Con la aparición del control numérico a partir de la década de 1950 y, sobre todo, del control numérico por computadora a partir de los años 70, revolucionaron las máquinas-herramienta en general, y finalmente la microelectrónica permitió integrar las taladradoras con otras máquinas-herramienta, entre ellas tornos y mandriladoras que recurren al poder de las computadoras.

¿Taladrar o taladrado?
El término taladrado comprende todos los métodos para producir agujeros cilíndricos, con herramientas de arranque de viruta. Además del taladrado de agujeros cortos y largos, también comprende el trepanado y los mecanizados posteriores, es decir, escariado, mandrilado, roscado y brochado, y con el desarrollo de las brocas modernas, el proceso de taladrado cambió: hoy, un taladrado de diámetro grande se realiza en una sola operación, sin necesidad del agujero previo como guía, y la calidad del mecanizado así como la exactitud del agujero evitan la operación posterior de escariado.
En principio, taladro es la herramienta giratoria a la que se acopla un elemento al que hace girar y realiza el trabajo. Por ejemplo, moverá una broca para hacer agujeros, y si se le acopla un disco o cepillo de alambre, lijará o desbastará la pieza sobre la que se aplique.
Así, no sólo sirve para hacer agujeros: también se utiliza en otros trabajos, siempre en función de la herramienta que se le acople. Es una máquina-herramienta precisamente porque es necesario acoplar la herramienta que hará el trabajo cuando gira, y como herramienta que es, su uso exige principios de seguridad e higiene, con el fin de evitar accidentes.

La herramienta
El taladro es una herramienta de fácil manejo: desconectado de la energía eléctrica, se afloja el portabrocas con la llave de buzas y se introduce la broca o el accesorio a utilizar; después se debe apretar y conectar a la toma de corriente eléctrica. En seguida se activa mediante el gatillo y comenzará a girar. Algunos incluyen regulador de velocidad de giro, en función del material a taladrar. En primer término se recurre a una velocidad baja para comenzar el agujero, y luego se aumenta y se mantiene constante durante el proceso. Además, es necesario sujetar de manera firme la pieza a perforar y en seguida se procede a taladrar.

Tipos de taladro
En función de la energía que utilizan, existen taladros:
• Manual. La rotación del taladro se hace de forma manual. Se conoce como berbiquí o taladro manual de pecho.
• Eléctrico. La rotación del taladro se realiza mediante un motor eléctrico. En este caso pueden ser portátiles si incluyen batería y no necesitan cables, o mediante cable si necesita corriente eléctrica.
• Neumático o Hidráulico. La rotación se produce mediante aire comprimido o agua, .
• Con Motor de Combustión Interna: requieren un motor de gasolina o disel para girar (son los menos utilizados). Sólo se utilizan en lugares donde no hay corriente eléctrica disponible.
Básicamente, son los tipos de taladro en función de la energía que utilizan. Sin embargo, también se clasifican de acuerdo con la función que desempeñan gracias a su mecanismo:
• Taladro Percutor. Es necesario para perforar superficies duras (baldosas, ladrillos, entre otros). La broca lleva el movimiento de giro que lo define, pero a la vez cuenta con otro de vaivén. Cuando tienen mucha potencia se llaman Martillos Percutores y se usan para perforar hormigón, piedra y materiales duros. La mayoría cuenta con la posibilidad de habilitar o prescindir del movimiento de vaivén.
• Electrónico. Permite regular la velocidad de giro.
• Reversible. Puede girar en ambos sentidos. Son útiles como destornilladores, para apretar y aflojar.
Y, Por otra lado, se clasifican en función de su tamaño:
• Minitaladro. Es portátiles, pequeño y de gran precisión. Se usa con una mano y es apropiado para lugares de difícil acceso.
• Taladro de Columna. Es fijo, en posición vertical, sujeto mediante una columna (de ahí su nombre) y tiene una base donde se apoya la pieza a taladrar. Como son fijos, también son de gran precisión.

Diversidad en accesorios
Las brocas son los elementos más conocidos del taladro. Se utilizan para hacer agujeros en diferentes superficies, mediante tres tipos básicos:
• Broca para Madera: son las más “blandas” y se usan para perforar madera y materiales blandos. Tienen punta trazadora que sobresale de la punta.
• Broca de Pared: con dureza intermedia, se usan para perforar paredes. Es recomendable usarlas con percutor y se distinguen porque tienen la punta de color rojo y es ancha.
• Broca de Metal: se aplican sobre metales y se distinguen de las de madera porque no tienen punta trazadora y son las más duras.
• Sierra de Corona: es un tipo especial de broca que sirve para hacer agujeros con perfil circular.
Cuando se usan brocas se recurre al Tope de Profundidad, elemento que impide hacer el agujero más profundo de lo necesario.
• Para atornillar se utilizan puntas de destornillador que se colocan en el portabrocas del taladro. Si el taladro puede girar en ambos sentidos, también sirve para desatornillar.
• Fresar: fresar es arrancar virutas para dar forma a la pieza. Hay muchos tipos de fresas en función de la forma que queramos dar a la pieza.
• Lijar, cepillar o pulir: el principio es el mismo: quitar parte de la pieza mediante el giro del disco, y de la dureza de éste dependerá si es para cepillar, lijar o pulir. Para estos trabajos es mejor utilizar baja velocidad.
Bombear: los taladros, como máquinas giratorias que son, se pueden utilizar como bomba de agua, para lo cual existen los accesorios necesarios.